Hagamos una carrera hacia tu corazón


viernes, 30 de noviembre de 2012

16 años y un diario ♥ 6

Querido diario: 27|11|12


No se por donde empezar. No me esperaba que me fueran a pasar tantas cosas buenas.
Llegue a la fiesta con África y Celia y fuimos a felicitar a María. No me gustaba nada como iba; era ese vestido rojo de palabra de honor e iba muy maquillada, no parecía ella. Celia iba más normal, llevaba una falda y una camiseta de tirantes. África iba enseñando el culo ¡JAJA! Celia y yo le dijimos que se quitase la falda pero ella esta noche quería ligar. Yo en cambio llevaba unos pantalones cortos con una camisa metida por dentro, con una americana. 
Fue nada más llegar, que tanto África como Celia se fueron a bailar y a ligar. Yo fui a por un cubata. La verdad es que me veía sola toda la noche hasta que llego él. Mario acababa de llegar a la fiesta. Iba muy guapo. Llevaba unos jeans y una camisa. Se acercó a mi. No me esperaba que se acercará, pensé que iba a estar con Marta. Empezamos a hablar:
- ¡Hola Carla!
- ¡Hola!
- Esta noche vas muy guapa.
- Gracias, tu también - dije sonrojada.
- ¿Bailamos?
- No creo que quieras bailar conmigo.
- ¿Por qué?
- Porque un chico como tú sería raro que esté con una chica como yo.
- Pues a mi no me parece raro estar contigo, además me encanta.
Fue en ese momento cuando Mario se acercó me apartó el pelo y me besó. Me gusto demasiado y más que fuera con él. No creo que a él le haya gustado tanto como a mi. Antes de acercarse ya se había bebido 5 cubatas  No se si lo ha hecho porque estaba borracho o porque en realidad siente algo por mi. Aunque se supone que los borrachos no dicen mentiras. Así que me quedo con la segunda opción.
Pero yo no fui la única a la que le pasó algo bueno; Celia empezó a tontear con David, el mejor amigo de Mario. Por lo que vi empezaron a bailar y a besarse, lo único que no se es como acabarían esos dos.


Llegue a la fiesta y lo primero que hice fue buscar a Carla  Allí estaba en la barra, iba preciosa me acerqué ella y empezamos a hablar.Cuando la pedí que bailase conmigo Carla me dijo que no quería porque sería raro estar los dos juntos aunque yo pensé que tenía vergüenza. Pero cuando le dije que me gustaba estar con ella no me contesto y yo me arriesgué a darle ese beso que tanto deseaba.
Pensaba que se iba a ir pero en realidad me dedicó una bonita sonrisa. Lo reconozco, estoy enamorado de ella.
Y yo no fui el único que triunfó, David estaba enamorado de Celia y al parecer ella también de él.
Mañana quiero hablar con Carla y espero que ella también quiera hablar conmigo.



2 comentarios:

  1. ¡¡BESO, BESO, BESO, BESO!! Que atrevido, arrrr! xD
    Sigue así, escribes bien.

    ResponderEliminar